Curiosidad y motivación
13 febrero, 2022
c7626c7d5dce4ff5634c8822b6ad.jpeg

Todos tenemos un laboratorio, compuesto por uno de los equipos más avanzados que la naturaleza haya visto:

Nuestro cerebro.

 

Los científicos intentan sistematizar ciertas relaciones de causa-efecto en escenarios controlados, eliminando variables, para tratar de encontrar claridad en el complejo de lo real.

 

Otra manera de encontrar claridad consiste en crear experimentos mentales. La narrativa, por ejemplo, puede entenderse como una producción de experimentos mentales.

 

En el experimento mental de Cervantes, se plantea qué podría ocurrir si un trastornado pone en práctica ese conjunto de experimentos que es la literatura de caballería.

La curiosidad forma parte de la condición humana; se dice que los gatos la practican, como Don Quijote, hasta el extremo.

 

Se dice también que los animales terrestres que hoy viven provienen de un tronco común. Esto implica que ciertos aspectos de nuestra biología fueron desarrollados hace millones de años. Por ejemplo, que el medio acuático intracelular refleja las proporciones minerales del agua del mar.

 

Un experimento mental sería plantearse qué fue la curiosidad para una forma de vida primitiva que viajase por el mar, alimentándose de bacterias flotantes, guiándose únicamente por el movimiento del agua, la luz que atravesaba su superficie o el rastro químico de su alimento.

 

La curiosidad para esta forma de vida consiste en la posibilidad de encontrar recursos en lo desconocido. Esta curiosidad motivaría una inversión muy grande de energía a cambio de esa posibilidad.

 

La curiosidad, como podríamos pensar, es una de las bases de la motivación.

 

Preguntarnos directamente qué nos motiva puede no arrojar respuestas claras; es mucho más productivo empezar preguntándonos qué nos genera curiosidad.

 

El curioso necesita saber algo, y como el saber nunca termina, la curiosidad nos convierte en expertos. El experto es respetado, reconocido y remunerado. Ejercer su maestría no le supone un sacrificio, porque su cerebro recuerda todas las recompensas halladas y no necesita ser convencido de nuevo.

 

¿Qué te genera curiosidad?

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres enterarte como ayudo

a cientos de hermanos con su

adicción al pmo?