13 beneficios de la exposición al frío
19 junio, 2021
miniaturas-5-e1624127074875.jpg

Lo que no te mata te hace más fuerte.

Habrás oído en multitud de ocasiones esta frase. La exposición al frio es uno de los mejores ejemplos de esta máxima.

En grandes dosis, es decir, a temperaturas muy extremas, el frío es mortal; pero en pequeñas dosis, rozando los 0º grados y en exposiciones cortas de tiempo, el frío es un gran aliado para nosotros, trayéndonos multitud de beneficios.

image-6-1024x815.png
Mujer exponiéndose al frio extremo en «pequeñas» dosis

Este principio de exponerse a pequeñas dosis de un estimulo que en grandes dosis te mataría propicia algo llamado hormesis. Es el principio básico por el cual mejoramos cada vez que nos enfrentamos a un estresor como puede ser el frío o el deporte.

En este artículo te hablaremos de multitud de beneficios que hay en la exposición al frio, además de cómo puedes implementarlo en tu vida progresivamente y adaptarlo a ti y tú nivel.

13 beneficios de la exposición al frío

  • Fortalece la Barrera hematoencefálica

De forma sencilla, es la barrera que impide que lleguen al cerebro ciertas toxinas. Esta barrera se encuentra entre el cerebro y la sangre. Se encarga de evitar que entren toxinas y de dejar pasar ciertos nutrientes necesarios.

Es importante que a nuestro cerebro no le lleguen toxinas ya que estas producen neuroinflamación, causando la famosa niebla mental.

  • Mejora del sueño

Mejorará tu sueño, ya que ayuda a tu cuerpo a reducir su temperatura. Al dormir, nuestro cuerpo debe cambiar su temperatura bajándola para activar determinados mecanismos de reparación. Una ducha fría estimula y ayuda a producir más eficientemente este cambio. También es beneficiosa la ducha caliente, ya que igualmente con una ducha caliente estimulas el cambio de temperatura de tu cuerpo. Es beneficioso realizar esta ducha antes de dormir, una hora antes de acostarse.

  • Estimulación del nervio vago

Ya debes conocer por nuestros artículos y videos la diferencia entre la función parasimpática y simpática del sistema nervioso.

El nervio vago es el nervio principal de la rama parasimpática del sistema nervioso. Una ducha fría ayuda a estimular el nervio vago fortaleciendo la función parasimpática, que tan importante es para nosotros para que ante cualquier estímulo no cambiemos a la función simpática rápidamente y podamos relajarnos.

Al exponernos al frío se activa rápidamente la función simpática, es decir, de lucha o huida. Por eso es tan beneficioso para el nervio vago la ducha fría, porque fortalece la función parasimpática evitando el cambio a la función simpática rápidamente.

  • Regulación de la rama simpática

También nuestra función simpática mejorando los niveles de neurotransmisores más excitatorios: la dopamina, adrenalina, noradrenalina, etc.

  • Reflejo de inmersión en mamíferos

Se trata de nuestra capacidad para adaptarnos a la inmersión, lo que conduce a una mejora de oxigenación, sobre todo en el corazón y cerebro, y reduciendo el ritmo cardiaco.

  • Pérdida de grasa

Primero debemos distinguir entre dos tipos de grasa: la grasa blanca y la grasa parda. Debido a nuestro estilo de vida, el empleo de grasa parda en nuestro cuerpo es muy inferior al de nuestros antepasados, ya que ellos no tenían estufas, mantas, casas calientes, ni todas las comodidades de que disponemos nosotros hoy en día.

La grasa parda contribuye a la termogénesis, que convierte las calorías en calor. Al producirse la termogénesis contribuye también a quemar la grasa blanca.

La exposición al frío aumenta nuestro uso de grasa parda en el cuerpo.

  • Reduce la inflamación

Reduce la inflamación de nuestro cuerpo. La inflamación muchas veces puede producir fatiga, hacerte más propenso a lesiones al entrenar, y está relacionada con muchas de las enfermedades modernas.

  • Mejora la circulación

Dilata los vasos sanguíneos mejorando la circulación y el consumo de glucosa y oxígeno en sangre en los órganos.

  • Mejora de la función mitocondrial

Las mitocondrias son pequeñas centrales de energía que hay en todas las células y producen ATP (adenosín trifosfato), el combustible principal de nuestro cuerpo. Sin ATP moriríamos en 5 o 6 segundos.

El frio mejora y estimula las mitocondrias.

  • Aumento de la testosterona

No está demostrado científicamente, pero hay indicios de ello. Cuando se tiene baja testosterona suele haber niveles altos de cortisol. Estas dos hormonas tienen el mismo precursor hormonal, y por ello están estrechamente relacionadas.

El frio reduce los niveles de cortisol, probablemente aumentando los de testosterona.

  • Favorece la espermatogénesis

El frio es tremendamente beneficioso para la fertilidad de los hombres.

  • Mejor la sensibilidad a la insulina

Nuestro cuerpo almacena los nutrientes en forma de energía para liberarlos en periodos de escasez. Al no estar nunca expuestos al frío, esta energía no se llega a liberar del todo y se va acumulando sin cumplir con su función principal, que es activarse cuando nos expongamos a la escasez y tengamos que tirar de nuestras reservas.

  • Aumenta el metabolismo

La exposición al frio estimula el proceso de autofagia, el proceso por el cual se regeneran y recuperan los tejidos dañados.

Exposición al frio: guía práctica

Quizás lo último que te apetece ahora es ir corriendo a tu ducha a meterte debajo del agua fría, sobre todo si te encuentras en una zona en la que ahora es invierno…

Por eso, te mostraremos 5 fases o niveles a seguir para que gradualmente puedas ir introduciendo la exposición al frío en tus hábitos diarios.

  • 1r Nivel: Mojarse la cara con el agua más fría posible.
  • 2n Nivel: Añadimos hielo a un recipiente con agua y nos lavamos la cara de 10 a 20 veces.
  • 3r Nivel: Ducharte 2 veces al día, preferentemente a primera y última hora, durante 5 minutos, alternando periodos de agua caliente y fría. Estos periodos pueden ser de 20 segundos de agua fría por 10 segundos de agua caliente. Al final tienes que hacer diez rondas. Esto es el Método Shiver.
  • 4t Nivel: Ducha fría clásica. Cinco minutos de ducha fría. Si te parece impactante entrar directamente al agua fría, puedes hacerlo gradualmente mojándote cada parte de tu cuerpo para ir acostumbrándolo.
  • 5t Nivel: Baños con hielo. Puedes empezar haciéndolo una vez por semana, en sesiones de 15 a 20 minutos. Es recomendable, sobre todo dependiendo de la época del año, terminar con agua caliente. Luego, cuando estés acostumbrado, puedes subir a 2 veces por semana.

Ya has visto la multitud de beneficios que hay en la exposición al frio. Déjanos un comentario con tus impresiones y qué has sentido al leer esto. Nos interesa mucho saber qué beneficio te ha impactado más, si vas a comenzar con este gran hábito y con qué nivel vas a comenzar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres enterarte como ayudo

a cientos de hermanos con su

adicción al pmo?