Cómo mantener la pasión con tu pareja y superar el efecto Coolidge
2 junio, 2021
5buegx.jpg

¿Relación pasional eterna?

Sé sincero, ¿cuántas veces teniendo pareja te has girado al ver una mujer hermosa (o un hombre, dependiendo de tus gustos…), la has mirado y te han entrado ganas y deseo sexual hacia ella?

Además, seguro que tu pareja se dio cuenta de ello y te dio una colleja, literal o metafóricamente.

9k=
Escena repetida 852 veces por cada 10.000 habitantes en cualquier ciudad.

Es algo totalmente normal: es algo biológico, además de que lo que más nos entusiasma a los seres humanos es la novedad: nos vuelve locos. Además, esta atracción hacia nuevas posibles compañeras sexuales tiene un nombre: el efecto Coolidge.

Efecto COOLIDGE

Si eres asiduo lector y seguidor nuestro seguro que conoces la dopamina. Por nuestra naturaleza tendemos a repetir acciones, comportamientos y hábitos que maximizan las recompensas. Cuando realizamos una acción y esta ofrece una recompensa, el cerebro obtiene la instrucción de segregar dopamina para incorporar ese patrón de comportamiento y así poder repetirlo.

A grandes rasgos ocurre esto cuando conoces una posible pareja sexual, la excitación es muy grande, se crea expectativa y el cerebro segrega gran cantidad de dopamina. A medida que se van repitiendo encuentros sexuales, el cerebro se acostumbra, los receptores de dopamina pierden sensibilidad ante el evento obvio y repetitivo. Pero una posible novedad en forma de compañera sexual puede volver a despertar ese deseo sexual que parecía adormecido, y nuestro cerebro volverá a segregar gran cantidad de dopamina ante la nueva y prometedora posibilidad.

Además, hay una anécdota muy divertida (no 100% verídica) protagonizada por un presidente de los Estados Unidos (Coolidge) y que dio nombre a este efecto, en este vídeo te lo cuento todo:

https://youtu.be/V_H4GKZ_iFs
Efecto Coolidge en el canal de Pablo Zamit

Efectos de la eyaculación

Seguro que has terminado una sesión de sexo y tu pareja quería seguir o repetir rápidamente, pero tú en esos momentos justo después de la eyaculación sentías algo de apatía, cansancio, sueño e incluso has podido experimentar irritabilidad. Esto se debe principalmente a que después de la eyaculación y de esa gran segregación de dopamina, los niveles de esta disminuyen al máximo, y cuando esto ocurre, y el cerebro se da cuenta de la ausencia de dopamina, comienza a segregar prolactina. La dopamina inhibe la secreción de prolactina, pero a su vez, después del orgasmo y eyaculación los niveles de dopamina disminuyen como se ha dicho, y se comienza a segregar prolactina y esta inhibe la dopamina. A este periodo que se da tras eyacular se le conoce como periodo refractario.

Múltiples sociedades, culturas y religiones han considerado la contención del deseo sexual y la moderación en el sexo como algo virtuoso y poderoso para la salud vital. Por ejemplo, en el Tao Chino se considera que el hombre tiene un número limitado de eyaculaciones a lo largo de su vida.

Sé el mejor amante y mantén la pasión

Nuestras creencias y paradigmas nos limitan, no dejan de ser una habitación con cuatro paredes que nos rodean y más allá de esas paredes no somos capaces de visualizar nada. Cuanto más fuerte es nuestra creencia o paradigma, más estrecha es la habitación y más gruesas las paredes, con lo cual será más fácil que un día choques contra esa pared. Te aconsejo que cambies las paredes por puertas, y que te des la libertad de poder entrar y salir de tus habitaciones de vez en cuando: es posible que quizás no vuelvas jamás.

“El peligro es acabar amando la prisión”

C.S. Lewis

No te encierres en tu propia visión, porque quizás llegas a estar tan apegado a ella que la amarás como si no pudieras vivir sin ella, y por experiencia propia, estar encerrado en tu propia prisión de ideas sin estar abierto a nuevas es lo peor que hay: te quita poder y libertad.

image.png
Así vivimos encerrados en nuestros propios paradigmas

¿Por qué te cuento esto? Porque quiero que te plantees reformas en tu paradigma sobre el sexo. La eyaculación y el orgasmo NO son lo mismo. Son procesos fisiológicos distintos, igual que la erección es otro proceso fisiológico separado.

Hemos quedado antes en que al eyacular, el cuerpo segrega prolactina, y esta inhibe la dopamina. El secreto entonces reside en tener sexo, pero sin eyacular, y como hemos dicho que orgasmo y eyaculación son procesos diferentes, no significa que no vayas a tener un orgasmo. A medida que vayas adquiriendo habilidad con esto te sorprenderás del placer que puedes llegar a obtener.

Orgasmos secos, orgasmos en distintas partes del cuerpo, continuar teniendo sexo después de tener un orgasmo, eliminar los efectos negativos que se producen después de la segregación de prolactina, mantener los niveles de dopamina hacia tu pareja sentimental, proporcionar nuevas maneras de placer a tu pareja… eso significa convertirte en el mejor amante.

Esa mejora en ti mismo, llegar a alcanzar una virtud superior en el sexo, no sólo te convertirá en el mejor amante, sino que mantendrá la pasión con tu pareja.

Seguro que todo esto te sonará muy misterioso y lejano, pero tranquilo, no tienes que irte a la India o a China para conocer estos secretos, aquí te ofrecemos un taller online gratuito donde conocerás todas las técnicas no sólo para transmutar tu energía sexual sino para alcanzar maestría en el sexo sin eyaculación, además de abrir nuevas puertas a tu creatividad escondida.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres enterarte como ayudo

a cientos de hermanos con su

adicción al pmo?