Cómo ser más atractivo: 3 consejos.
30 marzo, 2021
Diseno-sin-titulo-32.jpg

Lo primero a tener en cuenta, y antes de pasar a los consejos, es que el concepto de “atractivo” viene de “atraer”, y como tal no es un concepto que se aplique únicamente a tu apariencia física.

Atraer puede referir a personas, situaciones… inclusive objetos; todo aquello que deseas. Hablando más específicamente, se refiere a atraer las cosas que eres.


Por eso, con estos consejos, el mensaje que busco transmitirte no tiene que ver con “trucos” para ser más atractivo, sino más bien con niveles del ser. Con esto me refiero a realizaciones que tú puedes llevar a la práctica para interiorizarlas y lograr, efectivamente, ser más atractivo, atraer más.


Descubriendo los principales errores que impiden ser atractivo


Primera clave: lo opuesto de la atracción es la repulsión.


Todas las personas poseemos mecanismos cerebrales altamente sofisticados para reconocer el estatus que ocupamos en la jerarquía social de la que participamos habitualmente (los hombres somos particularmente más rápidos que las mujeres en realizar tal reconocimiento, pero en ambos sexos se realiza dicha lectura).


Por ejemplo, cuando un amigo muy cercano alcanza un logro personal muy valuado por la comunidad que lo conozca, y tú compartes en tus redes sociales tal logro, sabes, inconscientemente, que parte de ese valor se te transfiere a ti mismo.

Contrariamente, cuando tú ocupas cierto nivel dentro de la jerarquía social en la que te desenvuelvas, vas a tratar, inconscientemente, de alejarte de personas de menor jerarquía, porque sabes que esa energía negativa puede contagiarte.


Entonces, si mantienes la actitud de un vampiro de valor social, de ladrón de estatus social, si vas por la vida buscando absorber el valor social de otros (entiéndase cualquiera de estas categorías: dinero, belleza, popularidad, poder…) el mensaje que estás transmitiendo, la energía que emanas, es la de ser alguien “necesitado” de esta aprobación y valor.

Y la potencia con la que buscas dicha aprobación es proporcional a la fuerza de repulsión que generas en los demás.


Este punto tiene, también, directa relación con el consumo de pornografía asociado a la masturbación. Cuando tú no estás conforme con tu momento momento presente, cuando no te encuentras a gusto con el mismo, vas a buscar absorber la energía de placer, de lo agradable, que más tengas disponible y mano. Ya sea el porno, videojuegos, comida etc. Porque tu momento presente es desagradable.

Si quieres conocer las 7 claves para dejar la pornografía y la masturbación, apúntate este reto gratuito de 7 días.

pablozamit.com/7


De la misma manera, cuando, en situaciones sociales, todo el tiempo estás buscando “ser agradable”, contar el chiste ideal, o “ser genial”, lo que estás buscando es aprobación para evadirte del presente que vives.

Y si estás buscando evadirte de tu presente es porque el mismo resulta desagradable. ¿Y por qué una persona iba a querer compartir nada contigo si tú no puedes ser feliz en tu presente?

Lo que estás comunicando es que quieres que la otra persona forme parte de tu presente, pero lo que subcomunicas es que ese presente es desagradable.


Entonces, la primera clave para ser más atractivo: haz tu presente más atractivo. Deja de huir de lo que estás sintiendo en cada momento, empieza a estar más presente y en contacto. Si tienes algo que trabajar en tu interior, hazlo, pero deja de huir.


Segunda clave: honestidad… consciente.

Habrás escuchado oír que debes ser honesto todo el tiempo, transparente. Bueno, la honestidad debe ser matizada.

Si tú te presentas a una persona sin una introducción previa, sin una interacción para acercar un poco a la otra persona a un nivel de consciencia más cercano al nivel de consciencia que tú tienes sobre ti mismo, puede resultar en un shock para la otra persona, porque no tiene ningún marco de referencia sobre ti.


Imagínate que conoces a una persona que inmediatamente empieza a contarte de su rutina del día sin previo aviso. Esto no tiene sentido, tú primero necesitas los datos esenciales, conocer quién es esa persona, en qué parte de su vida está, y, a partir de ahí, dar un paso adelante, que la otra persona de un paso adelante y reuniros en el medio.

En cuanto a honestidad, debes buscar un punto intermedio entre los dos donde encontraros.


¿Por qué esta honestidad consciente funciona? Cuando tú eres honesto, y te muestras en tu vulnerabilidad, le das permiso a la otra persona para confiar en ti.

Si tú siempre muestras una careta de ti mismo, si aparentas ser invulnerable, la otra persona nunca podrá confiar en ti, porque nadie quiere abrirse a una careta. Debes ser honesto de manera “adornada”, adornada no en un sentido de falsedad, sino hablarle a la otra persona teniendo en cuenta sus marcos de referencia y su forma de percepción.


Esto no debes tomártelo como una estratagema que pueda servir para manipular a la otra persona y hacer que se sienta en confianza contigo, sino que debes entender que es algo que te va a ayudar a ti mismo, y a disfrutar de la interacción y de tu presente.

Si tú te muestras de manera honesta y consciente, la otra persona entrará en confianza contigo.


Ejemplo: Imagina que no sales hace meses debido a la cuarentena por Covid. Un día fijas una cita con una chica y te encuentras nervioso porque hace mucho que no interactúas. En el encuentro intentas montar una pose de macho alfa que has visto en Youtube… Lo más probable es que ella se vaya a sentir incómoda o nerviosa, porque va a sentir que está ante un personaje, no va a saber qué esperar de ti y obviamente no va a abrirse, porque tú no estás siendo honesto.


Pero qué pasa si le dices:

“Hace varios meses que no quedo con nadie y la verdad es que estoy un poco nervioso, espero que te diviertas viéndome tartamudear”


Con este ejemplo lo que vemos es que tú le estás diciendo la verdad inserta en un envoltorio agradable, una broma, lo que le permite relajarse y empezar a construir la relación en buenos términos.


Tercera clave: tener una vida y tener barreras


Imagina lo siguiente: conoces a una persona que deja entrar a cualquiera a su casa y que haga y deshaga en la misma lo se que se le venga en gana, ¿verdad que tú no te sentirías confiado en dejar que esa persona entrase en tu casa?

Porque pensarías que, si no es capaz de hacer respetar barreras en su propia casa, es muy probable que no sepa respetar las que tú impongas en la tuya.


De la misma forma, si tú no te respetas a ti mismo y no pones barreras a los demás en tu propia vida, ellos jamás van a dejar que tú entres en sus vidas. Si tu propia vida carece de valor para ti mismo, porque no estás poniendo límites y barreras a los demás, considerarán a tu vida carente de valor a la vez que no confiarán dejarte entrar en sus vidas. Nunca estarán seguros de poder confiar en ti.

Otra versión de esto es “tener una vida”. Si tu propia vida no es excitante e interesante para ti mismo, no podrás invitar a nadie a formar parte de la misma. Si tú invitas a una persona a una fiesta, y en esta fiesta no está pasando nada, seguramente a esa persona no le aporte nada conocerte y estar contigo.

Esto nos remite al primer punto de tener y dar energía o intentar robarla a los demás. Vas a tender a mostrar esa energía de escasez a las demás personas, porque sin esas personas tu vida está vacía. Por eso lo esencial es que empieces por construir una vida para ti, que solo dependa de ti, y que esa vida sea lo suficientemente
interesante: de esa manera es cuando vas a poder poner barreras.

Si tú no puedes poner barreras, si estás completamente “necesitado”, y si tu vida no es interesante sin las demás personas, necesitas, primero, construir un nido atractivo para ti, y luego se podrá acercar cómodamente la gente, porque la gente sabrá que no la necesitas. Eso es lo que les va a hacer sentir seguros junto a ti.

1 Comentario

  1. Kevinn

    Tremendo aporte!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres enterarte como ayudo

a cientos de hermanos con su

adicción al pmo?