Dios del sexo: el método Sex God de Daniel Rose
4 julio, 2021
descarga-26.jpg

Dios del sexo: el método Sex God de Daniel Rose

Seguro que al conocer a una chica preciosa cuando piensas en el sexo con ella te imaginas como si fueras un Dios del Olimpo. Te imaginas como el mejor amante posible.

En este artículo te resumiremos los consejos más importantes que da Daniel Rose en su libro: Sex God.

Hoy en día tenemos consoladores de todas las formas, tamaños y funciones. Si la tecnología pudiera reemplazar la experiencia que una mujer obtiene al tener sexo con un hombre, ya lo habría hecho. Pero debemos entender que este acto es una experiencia psicológica.

Hay cuatro factores que el autor cataloga como claves a la hora de tener sexo: dominación, inmersión, emoción y variedad.

Ya hemos dicho muchas veces que lo que no medimos es difícilmente mejorable. Así que lo primero que harás será medirte, del 1 al 10, en estas 4 facetas; así sabrás cuál debes entrenar primero.

Dominación

Si habéis leído novela erótica femenina, normalmente tienen muchos elementos de dominación. Esto significa liderar, tener iniciativa, decir lo que uno quiere… hay una diferencia clara entre ser dominante y ser violento, así que si no tienes clara esta diferencia mejor que no sigas leyendo este artículo.

Lo que debemos entender es que, sobre todo hoy en día, las mujeres tienen muy poco espacio para mostrarse realmente femeninas. Cuando tú exhibes comportamientos masculinos, dominantes, sabes lo que quieres y vas a por ello, llevas la iniciativa y eso les da la oportunidad de dejarse llevar. Hay un enorme alivio psicológico en la sumisión y es lo que debes entender.

A veces esta dominación es sutil, y tiene que ver, por ejemplo, con la diferencia de tamaño entre tú y ella, la firmeza con la que tomas su cuerpo, y la seguridad que tienes en ti mismo cuando cambias de posturas o pides lo que quieres. Por tanto, hay hombres que tendrán naturalmente una puntuación más alta en dominación.

Inmersión

El segundo factor es la inmersión. La inmersión es la capacidad que tenemos para crear una burbuja alrededor de ese momento, de crear un momento mágico, donde todo lo que hay fuera, la vida cotidiana, no importa. En ese momento solo importáis tú y ella. Y esto exige que estés 100% presente en la situación. La inmersión se correlaciona mucho con tu experiencia en la meditación.

Ella va a ser tu espejo aquí, y si tú estás distraído o preocupado, ella lo va a sentir. Cuando las preocupaciones o distracciones provienen de ella, tu papel es hacerle volver al momento presente, usando más contacto visual, haciendo que vuelva a su cuerpo, hablando con ella. Una gran variedad de estímulos y evitar las distracciones son la clave para puntuar alto en inmersión.

Emoción

El tercer elemento es la emoción, que nos suele costar demasiado a los hombres. Las emociones son como drogas y cuanta más carga emocional haya, más intensa será la experiencia para ella. Esto requiere que tú seas capaz de expresarte y verbalizar lo que sientes en ciertos momentos, no hace falta que estés todo el rato hablando. Pero también exige jugar con la anticipación, haciéndole esperar en lugar de darle en todo momento lo que sabes que quiere. Exige jugar con el contacto visual. En resumen: expresa tus emociones y juega con ella.

Variedad

Y el cuarto elemento es la variedad. Cuando tienes una pareja sexual nueva, todo es novedad y las experiencias suelen ser más intensas, incluso si hay un poco de nervios por su parte eso suele hacerlo todo más memorable. Pero rápidamente, conforme repites con la misma persona, los patrones se van repitiendo y se pierde el elemento de novedad.

La variedad consiste en hacer de cada experiencia sexual algo único. Pregúntate qué cosas repites una y otra vez, hasta el punto de que seguramente tu pareja ya sabe predecir lo que vas a hacer. Esto mata la excitación. Tampoco es correcto exagerar la variedad y hacer algo totalmente nuevo cada día. Normalmente, si intentas introducir demasiada variedad, perjudicarás a otros elementos como la inmersión. Si ella nunca sabe qué esperar, aunque esto puede ser excitante al principio, hará más difícil que ella se deje llevar. La variedad puede venir por el lado de las posturas, el ritmo, el lugar donde tenéis sexo, incluso el momento del día o la situación.

Por cierto, como habrás deducido, nada de esto te sirve demasiado si no tienes un buen control eyaculatorio y puedes alargar las cosas todo lo que quieras. Si necesitas ayuda con esto, puedes apuntarte a este taller gratuito donde te enseñaré como durar más en la cama, y como regalo tendrás un método personalizado para ti: una vez te registres al taller recibirás un cuestionario anónimo para que sepas qué técnicas serán efectivas para ti.

Bien: como hemos dicho antes, lo primero que debes hacer para empezar a trabajar en este método es puntuarte en esas cuatro áreas. Seguramente seas bueno en al menos una de ellas. Cuando tienes una puntuación alta, digamos de 8, 9 o 10 en un aspecto de los cuatro, habrá chicas que serán adictas a ti. Cada chica es distinta y va a buscar uno de los cuatro elementos.

El secreto para convertirte en un dios del sexo es llegar a una puntuación alta en los 4 elementos, de forma que te conviertes en un ‘cambiaformas’, es decir: un amante capaz de satisfacer a cualquier mujer porque es capaz de leer la situación y darle justo lo que necesita.

Así que te recomendamos que empieces a trabajar en tu puntuación más baja. Un error muy común es intentar imitar técnicas de otras personas que no van mucho con tu personalidad. Obviamente, no te va a salir naturalmente a la primera pasar de un grado de emoción 4 a un 8, esto requiere práctica, pero tampoco intentes hacer algo que no vaya contigo porque entonces perderás inmersión, estarás pensando en lo que debes hacer y no estarás en el momento presente.

Consejos para cada área

Si tu punto débil es la dominación, haz el siguiente reto: la próxima vez que tengas sexo, guía todo el proceso sin hablar, sin pedir permiso y sin preguntar nada. Utiliza tus manos y tu cuerpo para acomodar el suyo y hacerle saber lo que quieres. Agarra sus muñecas y extiende sus brazos para que ella pueda entregarse complemente a ti.

Si tu punto débil es la emoción, utiliza largos momentos de contacto visual, especialmente conforme ella se acerque al orgasmo. Utiliza uno de estos momentos intensos para decirle algo que te guste de ella.

Si tu punto débil es la variedad, prepara una cita especial, quizás con velas, música, incienso, incluye un masaje, que también puedes usar para transmitir dominación. Si no tienes pareja estable, puedes entrenar este elemento preguntándote varias veces al día cómo tendrías sexo en distintas situaciones. Varias veces al día analiza tu alrededor y pregúntate cómo tendrías sexo en ese lugar.

Y si tu punto débil es la inmersión, cosa muy común en hombres, te animo a meditar, especialmente meditar antes de un encuentro sexual. Esto enseñará a tu mente a estar calmada y presente.

Puedes dejarnos un comentario con el área que más te gustaría mejorar y si has aplicado algún consejo de los que te damos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres enterarte como ayudo

a cientos de hermanos con su

adicción al pmo?