El poder curativo del sonido: estudios científicos
28 febrero, 2022
sonidos.jpeg

Introducción:

Cuando meditamos, nuestra atención está fija en un elemento, ya sea nuestra respiración, nuestro cuerpo, un objeto, o simplemente nuestra propia consciencia. Esta atención relaja los patrones eléctricos de tu cerebro. Estos patrones pueden medirse en forma de onda, y las diferentes ondas que forma nuestro cerebro en funcionamiento están clasificadas porque corresponden a distintos estados mentales. Vamos a repasar las distintas frecuencias de onda y te voy a hablar de experimentos increíbles que están empezando a hacernos ver el poder de estas frecuencias.

¿Qué son los sonidos binaurales?

Los sonidos binaurales son una tecnología que permite forzar a tu cerebro a funcionar en estas distintas frecuencias, que vamos a repasar hoy. Esto funciona por un principio de sincronización que puede observarse en todos los órdenes naturales.

Del mismo modo, el cerebro humano tiende a alterar su frecuencia de onda dominante hacia los estímulos externos. Este principio ha sido aprovechado por distintas culturas del mundo, como los aborígenes australianos o los monjes budistas con sus famosos cuencos tibetanos. 

Por ejemplo, una pista de sonidos binaurales podría reproducir un sonido a 495 hercios en el canal derecho y otro a 505 hercios en el canal izquierdo; esto crearía un tono binaural de 10 hercios, que corresponde al espectro de las ondas alfa.

Las ondas alfa son muy comunes en meditación, y la actividad cerebral relajada ayuda a producir más químicos como endorfinas, dopamina y norepinefrina; pero esto es solo una parte de lo que los sonidos binaurales pueden ayudarte a conseguir. 

Hemos hablado de los efectos que produce en tu cerebro sincronizarse con la frecuencia alfa. Esta frecuencia favorece el aprendizaje, el rendimiento deportivo, y la concentración; meditar con esta frecuencia puede acelerar tus resultados con la meditación. Si quieres experimentar con esto, hemos organizado un taller online al que te puedes unir aquí.

Otras frecuencias de las que te puedes beneficiar y que tienen distintos efectos en tu cerebro

– Ondas Theta:

Las ondas theta, son las ondas de la visualización y la creatividad. Algunos hipnotistas los utilizan y de hecho se han detectado en el cerebro de personas bajo hipnosis, por lo que puedes emplearlos para reprogramar tu subconsciente y entrenar tu intuición.

– Ondas Delta:

Las ondas delta, son las ondas del sueño profundo. Están asociadas a neuroquímicos como la melatonina o la hormona del crecimiento, ya que la glándula pineal es estimulada por esta frecuencia.

– Ondas Gamma:

Las ondas gamma son las que pueden medirse en el cerebro de meditadores avanzados, por ejemplo en monjes que están meditando en la compasión. También pueden medirse destellos de estas ondas en el cerebro de una persona que, después de meditar mucho sobre un problema, encuentra una solución repentina e inspirada.

Veamos ahora algunos estudios espectaculares sobre el impacto que distintas frecuencias de onda tienen sobre la salud humana.

Estudios sobre el impacto de las ondas binaurales en la salud humana

  • En un estudio, se utilizaron con éxito ondas entre 5 y 10 hercios para reducir el dolor de espalda de un grupo de pacientes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/16749411/
  • Otro estudio detectó que, cuando un grupo de personas pedaleaban en una bicicleta estática, lograban que la frecuencia alfa fuese la dominante en sus cerebros, y en ese momento sus niveles de serotonina aumentaban. Esto es lo que conocemos como el efecto del ejercicio en el balance de neurotransmisores, y como vemos hay una relación entre estos químicos y la frecuencia del cerebro: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20412817/
  • Algo muy interesante es que, distintas zonas y estructuras del cerebro se comunican utilizando frecuencias distintas; por ejemplo, las neuronas del hipocampo se disparan en un rango entre 4 y 12 hercios: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17392407/
  • En un experimento con ondas gamma en ratones enfermos de Alzheimer, se proyectó luz de esta frecuencia en sus cerebros. El estudiarse los efectos, se detectó que esta frecuencia había reclutado unas células llamadas microglías, células que tienen funciones inmunes, y estas microglías habían conseguido reducir los niveles del péptido beta-amiloide, asociado al Alzheimer, a la mitad: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27929004/
  • Si se expone a las células que forman los huesos a una frecuencia de 75 hercios, estas aumentan su actividad de crecimiento: https://ieeexplore.ieee.org/document/6083337
  • Incluso los sonidos producidos por ti mismo pueden tener distinto impacto en tu cuerpo a distintas frecuencias. Se sabe que la vibración producida por la consonante eme, como cuando recitas el mantra OM, aumenta los niveles de óxido de nitrógeno, y simplemente sostener este sonido durante largos periodos de tiempo ha curado enfermedades en pocas semanas. En un estudio se comprobó que los niveles de óxido de nitrógeno pueden ser hasta 5 veces superiores cuando el sonido tiene una frecuencia de 120 hz en lugar de 400: https://erj.ersjournals.com/content/22/2/323.figures-only

Esto son solo unos pocos ejemplos de todo lo que el sonido y determinadas frecuencias pueden hacer por ti. Si quieres estudiar esto en detalle, te espero en el taller de meditación.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres enterarte como ayudo

a cientos de hermanos con su

adicción al pmo?