Esencialismo: 18 verbos para una filosofía de la eficiencia
10 febrero, 2022
8baf250364c692c507c9.jpeg

Suelo pensar que el ABC de la productividad consiste en aplicar la ley 80/20, es decir:

 

Detectar el 20% de nuestras acciones que produce el 80% de nuestros resultados.

 

El miedo a renunciar a algo o fear of missing out (FOMO) nos suele impedir ser eficientes; confundir productividad con ‘estar ocupado’ termina de matarnos.

 

El esencialismo es una filosofía práctica que consiste en un 2º nivel. No se trata ya de centrarte en el 20% más importante, sino de reducir tus esfuerzos a lo esencial.

 

Hoy comparto contigo lo esencial de Essentialism, el libro a través del cual descubrí esta filosofía.

 

Aquí puedes leer los 18 puntos del quehacer esencialista, 18 verbos para que los puedas aplicar a tu vida:

 

 

1. Elegir. No dejes pasar la oportunidad de elegir. Date cuenta de que en todo momento puedes elegir, y que cuando eliges no elegir, estás eligiendo. Dos extremos: indefensión aprendida (no intentamos nada o solo hacemos lo que nos dicen) o hiperactividad: lo intentamos todo, decimos que sí a todo. Cambiar: TENGO QUE por ELIJO ESTO.

 

2. Discernir. La mayoría de cosas son irrelevantes. Y si mides, lo verás.

 

3. Sacrificar. No existe la opción perfecta, ni tenemos la capacidad de hacer todo. Hay que hacer un cálculo coste-beneficio y hacer la decisión consciente. El poder de la profundidad: si tengo 2 horas, no es lo mismo dedicar 1 a escribir y 1 a prospectar que dedicar 2 a escribir o 2 a prospectar. Explora tus opciones, y pregúntate: ¿qué problema prefiero tener? Yo, por ejemplo, no como fuera de casa. He sacrificado eso. A veces me quedo fuera de reuniones, o llego tarde… pero a cambio he tenido mayor adherencia en mi dieta y mejor control financiero. Para tener resultados extraordinarios en algo, hay que sacrificar otra cosa.

 

4. Escapar. Debes bloquear tiempo en la semana para ser inaccesible. Si siempre estás en medio de una conversación, no puedes ver claramente qué es lo esencial. Crear bloques de tiempo donde dejas de HACER, y simplemente piensas y exploras. ¿Cuándo escapas? ¿Adónde escapas? Newton estuvo dos años retirado. Reglas: modo avión, 0 distracciones, 0 agenda. Solo papel y bolígrafo. El presidente de LinkedIn bloquea en total 2 horas de NADA. Este es el espacio que te permite pensar en el largo plazo, y no estar distraído con el corto.

 

5. Aprender a ver. Pregúntate: ¿Qué significa esto? No te quedes en la superficie de los hechos. Los hechos esconden algo esencial. Una forma de entrenar esto es escribir un diario, pero con una regla: siempre escribir menos de lo que quieres. Pregunta muy importante para dar claridad a una conversación: ¿Qué pregunta estás tratando de responder?

 

6. Jugar. Hacer las cosas porque te gustan, punto. El cerebro cambia con el juego. Procesa en segundo plano. Pensar rara vez soluciona algo.

 

7. Dormir. Yo pasé de sueño polifásico a dormir todo lo que puedo. Porque ya no tengo miedo al tiempo. En el famoso estudio de la ‘Regla de las 10.000 horas’, lo segundo que tenía en común esos expertos es que dormían más que la media.

8. Seleccionar. Acostúmbrate a puntuar las cosas. 1/5 estrellas, o del 1 al 10. Elimina los 7 y 8. Por ejemplo, la ropa. Es la regla del 90% de Warren Buffet.

9. Clarificar. ¿Qué decisión me ahorra más decisiones? La energía es limitada, decidir gasta energía. Ejemplo personal: comprar comida online me cuesta +4€ pero me ahorra mucho más tiempo y energía. Clarifica tu objetivo: que sea inspirador y concreto. Consejo para clarificar: ¿cómo sabré que lo he logrado?

 

10. Atreverse. «Lo principal es conseguir que lo principal siga siendo lo principal». Eso implica atreverse a decir que no. Decir que no te hará menos popular pero más respetado.

 

11. Descomprometerse. Sesgo de coste hundido. Todos tenemos algo así. Seguir invirtiendo en algo que no da… pero ya hemos invertido tanto que no queremos descomprometernos. Todos tenemos cosas en casa que no hemos usado en 6 meses, pero no queremos tirar… Si no fuese tuyo, si esto no estuviese en tu negocio, ¿lo mantendrías? ¿Cuánto pagarías por eso si fuese de otro? Admitir el error para permitir el éxito.

12. Editar. Editar como en un montaje de cine; eliminar lo trivial. Mejorar eliminando. ‘Poner a dieta’ tus proyectos como ejercicio mental: ¿y si eliminase X?. Arquitectura: ¿cómo dar más usos a las mismas herramientas? ¿Qué gastos tienes y cómo sacarles más rendimiento?

13. Limitar. Las barreras nos liberan. Un parque junto a una carretera se convierte en un lugar donde correr libremente si hay una barrera entre los coches y el parque. ‘No robes problemas a los demás’. ¿Qué personas suelen desviarte de tu camino?

14. Amortiguar. Distancia de seguridad. No puedes predecir lo impredecible; ejemplo, calendarios que parecen cajones de ropa. Asume el escenario pesimista, trabaja sobre eso. Preparación extrema o preactividad: prepara tu trabajo del día siguiente. Calcula el rendimiento de cada hora de tu día. Regla: añade un 50% al tiempo estimado. Solo 1/3 de personas cumplen con sus estimaciones iniciales. Hazlo en 3ª persona. Cuatro preguntas: ¿a qué riesgos me enfrento? ¿cuál es el peor escenario posible? ¿qué efectos tendría? ¿qué impacto financiero tendría esto?

15. Sustraer. Detecta tu eslabón débil y haz que no importe. Sustraer obstáculos. ¿Qué parte de esa tarea me cuesta más? Elimina el obstáculo.

16. Progresa. Programa pequeñas victorias. Entra en un loop positivo. Truco: debes percibir objetivamente el progreso (con checklists, porcentajes…). Eso te da impulso: dopamina. También reconocimiento social si lo compartes.

17. Fluye. El poder de los rituales. La ejecución no es una cuestión de esfuerzo. Ejecutar en piloto automático. El ritual crea redes neuronales. Esto apaga el cerebro para que ciertas áreas trabajen mejor.

18. Enfócate. ¿Qué es importante ahora? Multitasking vs multifocus. Puedes hacer muchas cosas a la vez pero solo enfocarte en una. Limpiar mientras escuchas un podcast es multitasking; leer tu email mientras escuchas un podcast es multifocus.

 

Te planteo un reto: aplica estos 18 puntos a cualquier área de tu vida. Bloquea un par de horas para trabajar esto con papel y bolígrafo. Esas 2 horas impactarán a tus próximos 2 años.

P.S.: Si quieres que hagamos este ejercicio juntos, puedes reservar una sesión en mi calendario pulsando aquí.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres enterarte como ayudo

a cientos de hermanos con su

adicción al pmo?