La disciplina es libertad
15 enero, 2021
Libro esencialismo - Greg McKeown

Normalmente, identificamos la libertad con la ausencia de límites.
Un comentario que frecuentemente recibo, cuando publico vídeos sobre NoFap, es el siguiente:
«¿Quién eres tú para decirme lo que tengo que hacer? ¿Quién eres tú para coartar mi libertad?».
Y yo mismo pensaba así hace tiempo…
Pero si cada vez que tengo un capricho o un impulso cedo a él, pierdo completamente la capacidad de controlarme.
Eso sí que es limitar la libertad.
Si no me puedo controlar cuando me ponen un dulce delante(o una imagen erótica), entonces no soy libre.
Un breve cuento ilustra cómo deberíamos gestionar esto:


Imagina un parque en el que juegan unos niños.
Ese parque está peligrosamente cerca de una carretera.
Ya que no hay separación entre el parque y la carretera, es peligroso acercarse a los coches, así que los niños juegan en una parcela muy pequeña, lejos del tráfico.
Hasta que un día, a alguien se le ocurre poner límites: construye una verja que separa la carretera y el parque.
Y de repente, gracias a esa limitación, los niños pueden jugar en todo el parque, sin miedo a acercarse demasiado a la carretera.


Conclusión:

Cuando tienes reglas, límites bien establecidos en tu vida, entonces puedes disfrutar con total libertad.
Si te has asegurado de cubrir tus gastos, ahorrar una pequeña parte, e invertir otra(en ti mismo o en un negocio), entonces puedes gastarte lo que te sobra sin remordimientos, porque has puesto un límite y lo estás cumpliendo.

P.S.: El cuento está extraído del capítulo 14 de este libro, que recomiendo:

2 Comentarios

  1. Jun

    Libro que me estoy leyendo y es fundamental saber dar prioridades en nuestra vida. 10/10

    Responder
    • Jorge

      Las metas uno se los pone siempre hay que cumplir con esas metas nomas

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres enterarte como ayudo

a cientos de hermanos con su

adicción al pmo?